COMPRAR LEÑA DE ENCINA SECA

 ¿Por qué es tan importante comprar la leña de encina seca?

Sin duda es fundamental para los amantes y los usuarios de chimeneas y de estufas de leña, conseguir comprar leña de encina seca. Es un problema recurrente año tras año. Es fundamental solucionarlo a principio de la temporada para pasar un invierno tranquilo y calentito. La leña seca nos dará mayor poder calorífico.  Y sobre todo nos dará menos quebraderos de cabeza, al prender facilmente y no apagarse. La leña que no esta seca o leña verde genera más humo, olores y ensucia mucho más los tubos de la chimenea. Esto nos obligará a contratar los servicios de un deshollinador para la limpieza de la chimenea con más asiduidad.

Leña de encina
Leña de encina

En realidad lo más importante  es que nuestra leña esté seca cuando la quememos en la chimenea o estufa de leña . La humedad ideal de la leña es del 15 al 20 por ciento, para que arda bien y tenga un buen poder calorífico. Para esto lo más recomendable es comprar la leña seca, aunque también podemos comprar la leña verde y secarla nosotros.

¿Cuando es el mejor momento para comprar leña de encina seca?

El mejor momento para comprar leña seca es sin duda alguna el final del verano. Los mejores meses son agosto-septiembre, antes de que comience a llover. Por norma general, los almacenes de leña la tienen al aire libre sin tapar,para que se seque más rapidamente. Leña de encina seca Hasta este momento por las altas temperaturas no influye de forma muy importante que la leña se moje con alguna tormenta, teniendo en cuenta que la humedad de la lluvia no se introduce en el interior de la leña de encina y los almacenes mueven la leña. Pero a medida que las temperaturas van bajando cada vez es más difícil secar la leña del agua de la lluvia. Por esto es importante que la leña ya esté almacenada en nuestros leñeros y resguardada de la lluvia.




Humedad de la leña y humedad de la lluvia.

Tenemos que diferenciar entre la humedad propia de la leña que es entorno al 50% cuando la cortamos y la que puede coger la leña por la lluvia. La primera se irá perdiendo poco a poco de fuera hacia dentro con el paso del tiempo. Veremos que la leña pierde peso y se va agrietando.

El agua de la lluvia casi no penetrará en la madera y se quedará en la mayoría de los casos en la corteza de la madera. La humedad de la lluvia se secará en pocos días si podemos almacenarla en un lugar seco, aireado y preferiblemente al sol. Esto es en ocasiones complicado si la guardamos en leñeros de sótanos o garajes. Por esto la recomendación de comprar la leña barata antes de que llueva o en lugares donde la tengan almacenadas bajo cubierta.

En ambos casos la leña de encina ha de almacenarse en leñeros que estén en lugares aireados, secos y al resguardo de la lluvia.

¿Es recomendable comprar leña verde?

Hay mucha gente que compra la leña de encina verde recién cortada en los primeros meses del año y la almacena para el invierno siguiente.  Es recomendable si tenemos un lugar donde almacenarla de forma que este aireada y a resguardo de la lluvia.

Leña de encina para barabcoa
Leña de encina para barbacoa

De esta forma compramos leña más barata que si estuviera seca. Aunque ojo si la compramos por peso hay que tener en cuenta que al secarse perderá peso. La leña recién cortada tiene entorno a un 50 % de agua.

No es recomendable comprar leña verde para quemar inmediatamente en la estufa o chimenea por que sea leña más barata, nos costará muchísimo que encienda y se apagará constantemente.



¿También para la barbacoa leña de encina seca?

Pues si, también es la mejor opción cuando vamos a hacer una barbacoa de pollo, de carne o de pescado utilizar leña de encina seca. Dará a nuestras recetas a la brasa un sabor especial y único. La diferencia con la leña para la estufa es el tamaño y grosor que tenemos que usar. Para encender nuestra barbacoa podremos comprar gavillas de sarmiento, los cuales también tendremos que esperar a que se sequen y guardarlos para su buena conservación en nuestro leñero.

Lo mejor es usar los palos más finos de entre 4-6 cm de grosor o comprar un cortador de leña manual para hacer los troncos de ese grosor y de unos 35-40 cm de largo. Con esto conseguiremos que todos los troncos de encina ardan a la vez, consiguiendo unas brasas homogéneas. Las brasas de encina tienen gran poder calorífico y mucha duración.